Cuál es nuestro gran valor diferencial

Cuál es nuestro gran valor diferencial

 

Este articulo trata de aclarar, de forma directa y simple los motivos por los cuales, los resultados y beneficios que aportan nuestros productos en relación con los otros de tipo comercial de gran difusión, son tan diferentes.

La siguiente comparativa está basada en productos naturales, bio y eco, por ser los más demandados en la actualidad y ser el tipo de producto que elabora JP&Y Cosmética.

 

Productos naturales, pero... ¿lo son en realidad?

No todos los productos de tipo comercial de gran difusión son 100% naturales, a pesar de indicar que es un producto natural, ya que contiene una serie de componentes innecesarios (perfumes, colorantes, glicerinas, emulsionantes) a veces perjudiciales, pero en su conjunto dan la impresión de un gran producto profesional.

Nuestros productos son 100% naturales, cuya composición son exclusivamente sustancias biológicas naturales, a las que no se le han añadido componentes adicionales que puedan entorpecer la penetración del producto.  Las sustancias que lo componen, han demostrado científicamente su eficacia para una finalidad concreta. Se trata de principios activos naturales en una cantidad muy elevada para lograr un efecto positivo en el menor tiempo posible, diluidas en Aloe vera, utilizado como gel conductor, para facilitar la penetración en la piel. 

 

Propiedades y beneficios de los productos

Se les atribuyen propiedades poco menos que excepcionales, tales como: gran poder de regeneración, hidratación profunda, antiarrugas, brillantez, suavidad, absorción cutánea, etc. Pero….  ¿cuál es realmente su composición?

Pues bien:

Están compuestos por sustancias más o menos conocidas que, efectivamente, han demostrado su eficacia (ácido Hialurónico, colágeno, vitaminas, argireline, péptidos, etc.), pero NO las contiene en la cantidad necesaria, para su efectividad. La razón de que no tengan la proporción necesaria, es el elevado coste de estas sustancias, por lo que aparecen en cantidades ridículas. En consecuencia su efecto es nulo o casi nulo. Lo anterior lo suplen con elevada cantidad de otros componentes añadidos (emulsionantes, agua, alcohol, urea, glicerina, lanolina, aceites, etc.), presentado todo ello en atractivos envases y así dar la impresión de gran categoría.

 

 

 A este respecto se han detectado, por ejemplo, productos de cremas hidratantes con ¡más de veinte componentes!.  Productos para reafirmar con más de diez componentes, pero con la particularidad de que las cantidades que contienen de componentes eficaces, científicamente probados, son insignificantes.

Se trata, por supuesto, de una política y estrategia de mercado, con precios medios, que los hacen atractivos a primera vista.

 

Nuestros productos basan sus propiedades y beneficios en su composición.

La elaboración de nuestros productos es muy similar a la que se realiza en el sector farmacológico.

En farmacología están encaminados a solucionar una dolencia o enfermedad en particular. Por lo que su componente es esencialmente el básico para ese tratamiento específico y, a lo sumo, incluyen algún excipiente.

En Cosmetología, JP&Y, está encaminado a solucionar un aspecto concreto (arrugas, firmeza, hidratación, etc.). Por lo que su componente es el esencial para tratar el aspecto especifico, en una disolución que actúe como “conductor” (Aloe vera) para lograr una elevada penetración del producto.

Así como en farmacología, nuestros productos son concretos y probados, donde las “cantidades son las adecuadas para el tratamiento requerido”. Por ejemplo: jamás veremos un medicamento que contenga: 2 mg. de Penicilina, 1 mg de cortisona, 20mg de paracetamol  y 6 mg de omeoprazol, más otros excipientes, para combatir una ulcera de estómago. No serviría y, además, podría ser perjudicial.  

Lo mismo ocurre con nuestros productos, no encontraremos un producto que contenga más de 4 sustancias activas en proporciones del 1% al 13%, ya que más de 4 principios activos colapsarían los poros, impidiendo la penetración del producto, y por otro lado, los porcentajes de los activos son muy bajos, por lo que aportarían un bajo beneficio y resultado.

 

 Por tanto…..

Así como en farmacología las cantidades están científicamente probadas para combatir la dolencia, en JP&Y las cantidades de las sustancias activas deben alcanzar el máximo nivel de pureza, para lo cual el producto final debe tener el mínimo peso molecular, garantizando la efectividad para la cual ha sido desarrollado. Por ejemplo: si deseamos corregir la flacidez, elaboraremos un producto que contenga una elevada cantidad de silicio orgánico (sustancia activa, cuya propiedad, científicamente probada, es la firmeza)  en una disolución de aloe vera (como gel conductor) hasta que adquiera el mínimo peso molecular, garantizando la penetración y efectividad del producto.

Regresar al blog

Deja un comentario